Jóvenes científicos de Rapa Nui viajaron a Chiloé y Melimoyu para aprender de biodiversidad

Jóvenes científicos de Rapa Nui viajaron a Chiloé y Melimoyu para aprender de biodiversidad

Entre el 8 y el 15 de marzo, 12 integrantes de la agrupación Hinarere O Te Vaikava, invitados por Fundación MERI, recorrieron el sur de Chile en una experiencia educativa que buscó potenciar su interés por la ciencia y la conservación ambiental.

Recorrieron más de 5.000 km por aire y mar para viajar desde Rapa Nui, hacer un alto en el Archipiélago de Chiloé y, luego, trasladarse hasta la Reserva Natural de Melimoyu. Fue una aventura de aprendizaje integral, cuyo propósito era profundizar el interés de los jóvenes integrantes de la agrupación Hinarere O Te Vaikava por la ciencia, además de ser una forma de enlace de los territorios insulares por lo que ellos pasaron.

Este primer viaje, enmarcado en un proyecto de cooperación entre la Fundación MERI y la Municipalidad de Rapa Nui, inició en el Archipiélago de Chiloé con la visita de los jóvenes al Astillero Zegers y al Parque Tantauco donde recorrieron el sendero “Siempreverde” o “De Darwin”, para luego seguir camino hasta el sector de Chaiguata y conocer el vivero y sendero “Bosque Hundido”.

El frío, la humedad y la frondosa vegetación, el bosque nativo y la gran variedad de especies terrestres y marinas fueron las características de la zona que más llamaron la atención de los jóvenes Rapa Nui a su llegada a la Reserva Natural de Melimoyu.

“La experiencia ha sido única, inolvidable. En la isla (de Pascua) tenemos un ecosistema demasiado diferente, más seco. Al llegar acá lo que más me sorprendió es que está lleno de árboles, y el mar es muy helado”, dice Mihi´ua Lagos (14)

Sin embargo, pese a lo maravilloso del paisaje, la joven agrega que – en comparación con Rapa Nui- en los lugares que recorrieron todavía no hay una preocupación real por eliminar la basura de las playas. “Es necesario promover en los colegios la conservación marina porque sirve mucho y es muy divertido a la vez”.

Tangaroa Atán (14) comparte la idea de que se trató de una experiencia especial y señala que debería haber muchas iniciativas de conservación en el país “para estar pendientes de todas las especies que se están extinguiendo”.

Fueron 7 días de un viaje memorable que se produjo gracias a la sinergia de la Municipalidad de Rapa Nui con la Fundación MERI, además del apoyo de Naviera AustralTierra Hotels y Parque Tantauco.

Para Francisca Cortés Solari, presidenta de la Fundación MERI, este viaje es el inicio de un trabajo conjunto con la Municipalidad de Rapa Nui y con la agrupación Hinarere O Te Vaikava. “Esta experiencia es un hito. El solo hecho de que estos jóvenes puedan trasladarse tantos kilómetros para conocer y aprender en un entorno con tanta riqueza natural, será un hecho que marcará positivamente sus vidas y su amor por la ciencia”, concluyó.

 

2bcb4354-f05e-45cd-b3df-1e7aa61019ce 20a06350-0a86-423e-bf97-a75eefed8d37 5bae6fdc-a133-4f38-86d9-13b06209c665