Cargando...

16 de octubre 2017

En Congreso de Sociedad Española de Cetáceos: Presentan estudio de ballenas sei y expedición al Golfo de Penas

Captura de pantalla 2017-10-16 a las 9.25.21 a.m.

En marzo de 2015, en la Patagonia chilena ocurrió la mayor mortandad masiva de ballenas registrada hasta la fecha a nivel global.  337 cadáveres de ballenas fueron registrados en la costa de los canales y fiordos cercanos al Golfo Tres Montes, la mayoría eran ballenas sei (Balaenoptera borealis). Este evento de mortalidad masiva se asoció a una proliferación inusual de algas tóxicas (bloom algal), vinculado con el fenómeno meteorológico El Niño que ha aumentado en frecuencia e intensidad a causa del calentamiento global. Debido a este inusual evento se realizaron varias expediciones en 2015 y 2016.

En mayo de 2017, se llevó a cabo una nueva expedición a la zona de la que da cuenta el trabajo del investigador Cristián Suárez – Santana* y en el que colaboró la investigadora de fundación MERI, Sonia Español-Jiménez, con el apoyo de los profesionales de Keri-Lee Pashuk y Greg Landreth; Gastón Herrera; Michael Kean; Sebastián Durán y Vreni Häussermann, organizadora de la expedición.

Este trabajo, denominado “Expedición para el estudio de las poblaciones de ballenas sei (Balaenoptera borealis) en el Golfo de Penas y parque nacional Laguna de San Rafael. Mayo 2017”, fue presentado a mediados de septiembre, en el X Congreso de la Sociedad Española de Cetáceos que se desarrolló en Valencia, España.

Los objetivos de este estudio fueron los siguientes:

  • Estudios biológicos: investigar la presencia de ballenas, caracterizar su distribución y movimientos.
  • Análisis postmortem: determinar la presencia de nuevos cadáveres de ballenas en la zona e investigar las causas de muerte.
  • Estudios oceanográficos: caracterizar las variables físico-químicas de la columna de agua e investigar la presencia de fitoplancton nocivo.
  • Estudios complementarios: tareas de observación y vigilancia del hábitat.

Las principales conclusiones de este trabajo fueron:

  1. En esta expedición se confirmó la presencia de animales en el área de estudio durante finales del otoño.
  2. Se pudo comprobar que entre mayo del 2016 y mayo del 2017 no ha vuelto a ocurrir un evento de mortandad masiva en la zona.
  3. Además, los estudios oceanográficos corroboraron que este año no se había producido el fenómeno El Niño.
  4. Los vehículos aéreos no tripulados (drones) y submarinos manejados por control remoto (ROV) mostraron ser especialmente útiles para el estudio de las poblaciones de cetáceos y su mortalidad.

*Para conocer la presentación del trabajo de Cristián Suárez -Santana y complementar la información, se encuentra la siguiente presentación para ser descargada.

En este video, Cristián Suárez-Santana explica en detalle su trabajo.