Cargando...

Monitoreo Volcán Melimoyu

volcan_melimoyu_10

Volcán Melimoyu nombre de origen mapuche, deriva de meli, cuatro, y moyu, tetas o cuernos; es decir, cerro con cuatro cuernos. Este cráter corresponde a un estrato volcán de forma cónica, caracterizado por una persistente cobertura glaciar. Se encuentra elongado en dirección este-oeste y presenta una pequeña estructura caldérica en su cima que alcanza poco más de 1 km de diámetro, donde se emplaza su cráter principal, actualmente cubierto de hielo.

El volcán se ubica al este de la entrada norte del canal Moraleda y del archipiélago Los Chonos, dentro de la Reserva Natural Melimoyu e inserto en la falla geológica Liquiñe-Ofqui (la misma en donde se encuentra el volcán Chaitén) y es considerado como uno de los 25 volcanes más activos de Chile, pues en años recientes han sido detectados enjambres sísmicos localizados en sus flancos.

Estudios tefrocronológicos dan cuenta de al menos dos erupciones explosivas en los últimos tres mil años, cuyo material piroclástico varía composicionalmente entre andesitas y dacitas. Evidencia de estas erupciones se observan en la forma de sendos depósitos pumíceos, en particular hacia el este del volcán, entre las localidades de Puyuhuapi y La Junta a lo largo de la carretera austral, y al norte de éste, en la ruta que une La Junta con el puerto Raúl Marín Balmaceda.

Considerando la historia geológica y la ubicación del Volcán Melimoyu el año 2011, Fundación MERI y el Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN) establecen una alianza de trabajo  para monitorear el comportamiento sísmico del volcán.

El proyecto consiste en la instalación de un sensor sísmico Guralp 40 TD, radios intuicom, baterías, paneles solares, estructuras metálicas y antenas.

La señal sísmica es transmitida desde el sensor hasta una antena repetidora (ubicada en las dependencias físicas de Fundación MERI); de aquí se sube a Internet, desde donde se transmite en tiempo cuasi real a los observatorios volcanológicos de Temuco y Coyhaique. Esta estación se complementa con otras 4 que circundan el volcán Melimoyu.

El monitoreo del volcán Melimoyu consiste en entregar a las autoridades regionales, provinciales y comunales informes de actividad volcánica y, complementariamente, elaborar mapas geológicos y de peligros de los volcanes de la región, con el propósito de fortalecer la toma de decisiones frente a eventuales crisis volcanológicas, protegiendo de esta forma a la población expuesta, que en este caso corresponde a las comunidades de Raúl Marín Balmaceda, La Junta y Melimoyu.