Cargando...

Evaluación Estado de Pesca Artesanal en Melimoyu.

pesca_artesanal-1024x680

Trabajo liderado por Rodrigo Oyanedel, estudiante de Biología Marina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que contó con el apoyo de Fundación MERI. Rodrigo realizó su primera excursión exploratoria desde el 5 al 9 de abril de 2013, con el objetivo de evaluar y entender el estado de la pesca artesanal en los alrededores de Melimoyu y su relación con iniciativas de conservación marina.

El estudio consideró como enfoque los sistemas socio-ecológicos, en los que se considera al hombre como una especie más dentro de los ecosistemas, lo cual permite ir evaluando las
relaciones de éste, con sus pares y con las demás
 especies.

La metodología utilizada consistió en el uso de entrevistas abiertas y reuniones con las principales principales familias dedicadas a la actividad pesquera de Melimoyu y de Puerto Gala.

Los resultados indican que la entrada de las salmoneras al sector, y la baja en las cuotas de Merluza hicieron que los pescadores artesanales de la zona optaran por la tranquilidad de un sueldo y dejaran la pesca artesanal por la estabilidad de trabajar como empleado asalariado en una salmonera. En términos económicos, para la comunidad el efecto no pareciera ser muy importante, ya que solo quedaba una familia dedicada a la pesca artesanal cuando este cambio ocurrió.

En términos sociales y culturales el impacto fue más fuerte, ya que se produjo la pérdida de una actividad que genera identidad territorial en la zona. A nivel comunitario existe una percepción positiva hacia las salmoneras, ya que representan una de las pocas fuentes de empleo a nivel local.

El decaimiento de la pesca artesanal se debe a varios factores, destacando la asignación de cuotas, la caída en el precio del kilo de merluza, y el aumento de precio en gasolina y carnada. En general estas situaciones llevaron a que no fuera económicamente rentable mantener una embarcación, generando que los pobladores dejaran el rubro.

También es importante destacar que los pescadores con habilidades en buceo y manejo de embarcaciones son bien valorados por las empresas salmoneras, debido a su conocimiento del mar y capacidades para el trabajo en él. Asimismo, existe cierto compromiso de estas empresas con las comunidades aledañas a las granjas, lo cual se traduce en ciertos apoyos, como la construcción de un muelle para la comunidad de Melimoyu. Todo esto genera un complejo panorama que debe ser considerado a la hora de entender la adherencia de los pobladores a la industria salmonera.