Cargando...

Monitoreo Acústico de Ballenas Azules

ballenas_azules_29

El proyecto de Monitoreo Acústico de Ballenas Azules del Golfo Corcovado corresponde al primer proyecto de investigación científica del Centro de Investigación de Ecosistemas de Melimoyu (MERI) y fue posible llevarlo a cabo gracias al trabajo conjunto de diferentes organizaciones chilenas y extranjeras.

La Universidad Austral de Chile y el Centro Ballena Azul llevan desde el año 2001 investigando el área de alimentación de las ballenas azules del Golfo Corcovado, al sur de Chiloé.

A fines de 2011 y tras su creación, el Fundación MERI decide sumarse a este proyecto, a través de la línea de investigación acústica y se forma una alianza de trabajo estratégica y de colaboración científica y académica compuesta por profesionales del Fundación MERI, la Universidad Austral, la Universidad de Concepción y la Universidad de Cornell, y con asesoría técnica del Gulf of Maine Reserach Institute.

Para esto, se trajeron a Chile equipos acústicos de alta tecnología a fines de enero de 2012 y representaron la primera red de monitoreo acústico que se ha realizado sobre la población de ballenas azules del Golfo Corcovado.

La red de monitoreo acústico se formó por seis MARU (Marine Autonomous Recording Units), las cuales fueron desplegadas en diferentes sectores del Golfo por 6 meses. Este método permitió recolectar información en lugares poco accesibles y sobre especies muy poco estudiadas, con el objetivo final de obtener una mayor información sobre esta ballena en peligro de extinción, la especie viva más grande del mundo, y de esta manera promover su conservación a lo largo de la costa chilena y del Pacifico suroriental.

En particular, la red permitió determinar el dialecto regional y propio de las ballenas azules de este lugar, monitorear y definir los patrones migratorios a lo largo de la ecoregión Chiloense, es decir, adentro del área de alimentación. Representó un aporte significativo al desarrollo de la ciencia a nivel nacional e internacional y los resultados arrojados de esta investigación son claves para determinar el estado de conservación de la especie y proponer medidas que resguarden este importante sitio de alimentación.

Además, este trabajo permitió complementar con información actual y relevante, la investigación liderada por la Universidad Austral, el Centro Ballena Azul y World Wildlife Foundation, que propone la creación de pequeñas áreas marinas protegidas en el área del Golfo y al norte de Chiloé, debido a su alto valor para la conservación y que coinciden con las áreas de alimentación de las ballenas.