Cargando...

Ecología Trófica y Comportamiento de Ballenas Azules

7

Proyecto de Fundación MERI en colaboración con WHOI, NOAA, Hopkins Marine Station-Stanford University, Stony Brook University & University of St. Andrews.

Entre el 17 de febrero al 3 de marzo de 2016, nos embarcamos en la tercera expedición del proyecto científico “Ecología trófica y comportamiento de ballenas azules (Balaenoptera musculus) y otros cetáceos en el Golfo Corcovado, Chile”, en las aguas del Golfo Corcovado, ubicado en el límite de la región de Los Lagos y la Región de Aysén, en el sur de Chile.

El equipo Fundación MERI compuesto por Dr. Paulina Bahamonde, Gloria Howes, y Dr. Gustavo Chiang, llevaron a cabo experimentos en colaboración nuestros colegas de WHOI (Alessandro Bocconcelli), University of St. Andrews/Open Ocean Consulting (Leigh Hickmott), Dr. Joe Warren (Stony Brook University) y Dr. Paolo Segre (Hopkins Marine Station-Stanford University) y el documentalista Daniel Casado (DCPhoto).

Durante esta expedición nuestros objetivos fueron evaluar el estado de salud, determinar áreas de alimentación y evaluar el comportamiento de las ballenas azules en el Golfo Corcovado, lo cual se realizó mediante grabaciones acústicas y registros de movimiento captados con el dispositivo DTAG/CatTAGs, biopsias, foto-identificación, y preymapping.

Alcances de la Investigación

La investigación que MERI y sus aliados llevan a cabo en Corcovado y Chiloé está permitiendo recabar valiosa información del comportamiento general de las ballenas azules en el Golfo Corcovado. El uso de nuevas tecnologías como os CatTAGs ha permitido analizar la biomecánica de las ballenas azules en Chile y compararlas con otras ballenas durate eventos de alimentación, donde claramente tienen escasa maniobrabilidad y el riesgo de colision aumenta (D. Cade, A. Friedlaender, J. Calambokidis, J. Goldbogen. Kinematic Diversity in Rorqual Whale Feeding Mechanisms. 2016. Current Biology, Volume 26:1-8). De igual forma estamos determinando las vocalizaciones individuales de estas ballenas mediante los DTAGs y de esta manera poder extrapolarla y estimar la abundancia de estos cetáceos mediante instrumentos pasivos de monitoreo acústico como las MARU que desplegamos en 2012.

La combinación de estos datos y el preymapping, más datos oceanográficos nos van a permitir evaluar y determinar los sitios de alimentación de las ballenas, así como el comportamiento de buceo durante estos eventos (ver figura). Datos de salud, contaminantes y alcance de influencia de agua dulce en estos ambientes, están siendo analizados mediante técnicas analíticas moleculares y químicas.

Es de nuestro interés que todo el conocimiento científico que el trabajo colaborativo genera durante la expedición y análisis de datos apoye las políticas de conservación en la zona, no solo para las ballenas azules, sino que a todo el ecosistema de fiordos en Patagonia.